Por siempre.


Cuando tu voz deje de cimbrar mi oído.
Cuando tu mirada no cause  escalofríos.
Cuando mis suspiros pierdan sus alas y no lleguen a ti.
Cuando mis pasos pierdan su olfato y no sigan los tuyos.

Cuando la luna solo sea un cuerpo celeste y no  confidente.
Cuando tu boca no fabrique miel en la mía
Y tus besos se queden dormidos

Cuando mi corazón sea inmune al veneno de tus labios que lo aceleran.
Ese día, ese día,  te dejare de amar.


Pero aunque las nubes del otoño opaquen  mi mente.
Cambies tu caminar cadencioso por un paso lento y cansado.
Tu mirada pierda el brillo que me alegra el  día.
Tu cuerpo erguido se doble ante el tiempo.
Dejes de ser simetría del horizonte.
Tu piel suave y tersa, acepte recibir las estrías del tiempo
O el tiempo borre nuestros bellos momentos.

Yo te seguiré amando.


Incluso, a través del tiempo. 

 
Derechos reservados: Juan Hernandez                                                                                          
                          
                               


Entradas populares