El año se hizo anciano.


El año se  hizo anciano, cumplió 365 días, y en cada uno me regalo una vida; la cuenta se pondrá en ceros y una hoja al calendario le quitare, el segundero llegará a la hora cero.
Tregua le pedirá la sombra a mi vela, que siempre me envuelve con su fulgor, pues nunca la ha dejado enturbiar mi camino.

A las 12 de la noche morirá un sabio y le dará vida a un sinnúmero de posibilidades, que querrán ser el relleno de mi almohada, que transmutaran en mis nuevos sueños.

No hubo pérdidas, solo ganancias, pues el dolor trajo consigo gozo, la tristeza me dio consolación, el tiempo mucha sabiduría y por supuesto, en el último minuto recibiré muchos abrazos.

La nostalgia acompaña al último suspiro del viento, que lleva en su lomo a la noche vieja. Los recuerdos abrazan al pasado, mientras el presente estrecha la mano del mañana y una chispa enciende nuevas esperanzas, con las que se escribirán las historias de un nuevo libro.

Mi más sincero deseo, es que en este nuevo libro que el destino escribirá para ti, esté lleno de capítulos donde haya aventuras repletas amor, salud, trabajo, reencuentros y sabiduría,  que al darse el abrazo las manecillas del reloj y dé a luz al nuevo año, los pensamientos se unan, y sus 12 deseos lleguen a su meta. FELIZ AÑOS NUEVO.

Derechos de autor: Juan Hernandez
HTTP://WWW.SAFECREATIVE.ORG/WORK/1712255179217


Entradas populares